miércoles, 21 de julio de 2010

La Ciudad

Me impregna
de inmundicia la ciudad.
Me nutren
las vivencias que respiro.
Atraviesan fantasmas por mis ojos
Se confunden realidades
en mis noches,
la lluvia escampa
y aún las miradas inundadas.
Veredas rotas,
subterráneos malolientes
sin embargo, estoy aqui...
Aqui existo.